Pastoral familiar

La formación para grupo de matrimonios parte de la atención que la Iglesia quiere dar a los matrimonios. Para todo importante en la vida se necesita una preparación específica, y también para la apasionante aventura del matrimonio. Pero el matrimonio no es solo para no pelearse o para no divorciarse, es fundamentalmente para crecer en el amor que procede de Dios, y del cual dan testimonio los esposos con su entrega mutua y a favor de los hijos.

¿Y por qué un grupo de matrimonios?

- Porque el “sí” del matrimonio es apasionante y al mismo tiempo tan serio que hay que prepararlo concienzudamente.
- Porque el matrimonio es una gran posibilidad de autorrealización personal al hacernos compartir la propia vida con la otra persona. 
- Porque hay muchos matrimonios (tal vez demasiados) que fracasan. Algunos externa y socialmente, otros de formas calladas pero realmente.
- Porque separarse no es precisamente ni un triunfo, ni una meta, ni un éxito ni un logro, sino sencillamente un fracaso en la vida.

¿Cómo es el grupo?

- No más de 6 parejas. Con una dinámica activa. Cada matrimonio se compromete a dialogar durante el mes sobre el tema propuesto inicialmente, de tal forma que al encuentro se viene para poner en común el contenido del tema escogido.

¿Sobre qué tratamos?

- Temas sugeridos por los mismos matrimonios: cuestiones referentes al conocimiento personal del matrimonio, sentimientos e influjos de la pareja que reciben del exterior, economía familiar, trabajo de la pareja, sexualidad tanto personal como de la pareja, planificación familiar, sacramento del matrimonio, la oración en la pareja, la educación cristiana de los hijos…

¿Cuándo?

- Una vez al mes, en fechas elegidas por el grupo y en horas convenidas por todos de una vez para otra. 

    Documentos adjuntos

Página web desarrollada con el sistema de Ecclesiared